¿Cómo te conectas a Internet en altamar?

Por mucho que nos guste navegar, a todos nos resulta difícil pasar más de 24 horas sin conectarnos a la red, debido a que estamos demasiado acostumbrados a estar siempre conectados con nuestros familiares y amigos. Pero, ¿cómo es la conexión a Internet en altamar? ¿Es fácil de conseguir?

“En primer lugar, conectarse a Internet en altamar es caro. Los dispositivos que se emplean para ello tienen un coste elevado y necesitan, además, que la persona tenga conocimientos electrónicos mínimos para ponerlos en funcionamiento”, señala Carles Barx, patrón de banco que trabaja en una agencia de creación web Barcelona.

De hecho, sólo unos cuántos barcos en todo el mundo logran ofrecer un servicio de Internet de velocidad y fiabilidad, el resto se caracteriza por ser irregular y lento.

“Hasta los grandes cruceros tienen problemas para proporcionar un servicio de conexión a Internet de buena calidad. Aunque muchos de estos barcos cuentan con redes wifi, que permiten acceder a la red a diferentes aparatos como teléfonos inteligentes, iPads, iPod Touch, WiFi para PDA y computadoras portátiles, no funcionan como lo harían en tierra”, expone.

En este sentido, el especialista afirma que sólo unos pocos barcos tienen acceso Wifi por toda la embarcación, mientras que en la mayoría tienes que acercarte al punto de acceso, es decir, a la antena, para mejorar la conexión.

“Eso supone un grave problema en los cruceros puesto que publicitan que cuentan con Wifi en todo el barco, pero luego resulta que si tienes una habitación alejada del punto Wifi no puedes conectarte”, explica.

Además, para conseguir navegar una velocidad buena, debes hacerlo cuando hay muy poca gente conectada.

“En los cruceros se aconseja que la gente se conecte temprano por la mañana o ya por la noche, a horas en las que no hay mucha gente conectada. Asimismo, no se recomienda descargar archivos muy pesados o ver vídeos, ya que tardan mucho tiempo y consumen los minutos, en caso de que estemos empleando un servicio de pago, más rápidamente”, declara.

En definitiva, conectarse a Internet en altamar puede convertirse en una odisea, por lo que es mejor optar por olvidarnos de las redes sociales mientras navegamos, así ahorraremos,  nos evitaremos dolores de cabeza y disfrutaremos más de la travesía.

Este artículo fue escrito por Alu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *